Familias

Home | Familias

La preocupación de la familia se centra en la persona con el problema de la adicción.  Desgraciadamente, muchos profesionales siguen esta misma tendencia y olvidan que la familia del adicto también necesita ayuda.

folleto ret1 copia.jpg

En Recal lo enfocamos de otro modo. Somos conscientes de que las familias también se encuentran afectadas por la adicción y que, casi siempre, a pesar de sus buenas intenciones, la forma en la que se relacionan con la persona que tiene el problema puede ser un obstáculo para la recuperación.

A las familias les consume la adicción, y su vida se reduce a una preocupación obsesiva por lo que le está pasando al adicto, y por cómo conseguir que pare de consumir.

Por eso, en Recal ofrecemos ayuda a las familias de dos maneras:

  • Involucramos a los miembros de la familia en el tratamiento de sus seres queridos, ayudando así a la familia en su totalidad a darse cuenta de que la adicción ha llegado a su familia, a identificar los efectos que está teniendo en ellos, y a ver cómo se pueden recuperar juntos.

  • Ayudamos a cada miembro de manera individual, y a la familia en su conjunto, en su derecho a encontrar formas de recuperarse de la adicción y de sus efectos, y a restaurar la salud y el bienestar familiar.

Ofrecemos una reunión semanal para familias, que moderada por dos miembros del equipo de tratamiento de Recal. En ella se tratan a fondo los temas con los que día a día se enfrentan los familiares afectados por la adicción, ofreciéndose herramientas y habilidades para aprender a relacionarse con la enfermedad de su ser querido de una manera funcional. Esto brinda una oportunidad a los miembros de las distintas familias de compartir sus vivencias y sus ideas sobre la recuperación.

A continuación, se muestra el equipo terapeuta familiar:

equipo familias.jpg

Ayuda gratuita a las familias

En Clínica Recal realizamos terapias individuales y de grupo para personas con problemas de adicción y también para sus familiares.

La adicción destruye no solo la vida de los que la padecen sino también la de sus seres queridos. Nuestro cálculo es que cada adicto afecta a por lo menos tres vidas más, ya sea la de los padres, novia, esposa, hermanos, hijo, jefe…

Según nuestra experiencia, la incapacidad de la persona adicta para vivir relaciones sanas con los demás y gestionar de modo saludable sus propios sentimientos está en la esencia de la adicción. 

Por esta razón, la adicción afecta a la familia de manera profunda, cambiando la relación entre sus miembros con actitudes y emociones negativas, que comparten con el adicto e impiden – en mayor o menor medida, según cada caso – su recuperación:

Emociones del Adicto vs. Familiar/Amigo →